Las complejidades de la accesibilidad urbana

Las complejidades de la accesibilidad urbana

¿Conoces las complejidades de la accesibilidad urbana? El crecimiento de las ciudades pone al alcance de su ciudadanía muchas opciones de mejora. El aumento de la población de manera controlada mejora los servicios generales y genera más riqueza. Pero el cambio también presenta desafíos que hacen necesaria la reestructuración en el espacio y en la forma de moverse. Se espera que la nueva organización esté adaptada a todas las personas, para que las oportunidades sean equitativas. Con una buena planificación se conseguirá la accesibilidad urbana para todos y todas por igual.

Los obstáculos a vencer para mejorar la accesibilidad urbana

Salir del domicilio podría suponer un reto para muchas personas si no se hacen las cosas bien. El mobiliario urbano, las aceras o las señales pueden ser un obstáculo cuando el diseño no es el apropiado. Y es ahí cuando aparecen las complejidades de la accesibilidad urbana. Sin embargo, cuando el plan incluye la accesibilidad urbana para todos y todas, esas barreras no son un inconveniente.

  • Elementos de mobiliario. Los elementos urbanos pueden obstaculizar el paso por las aceras si no se siguen unos criterios. Las papeleras, árboles o indicaciones deben estar bien indicadas y en lugares accesibles, pero siempre sin interrumpir el paso.
  • Señales claras. Las señales deben ser claras para todos. Algunos no pueden ver los colores de los semáforos y necesitan señales acústicas o texturas diferentes. Otros pueden leer, pero tal vez necesitan indicaciones adicionales o visuales para entender con claridad lo que se quiere transmitir. Estos y otros detalles han de tenerse siempre en cuenta.
  • Pasos de cebra. Los pasos de cebra rebajados y con acceso despejado a la calzada ayudará a los que no pueden caminar. Las rampas de acceso, los ascensores o las escaleras mecánicas también son elementos necesarios para facilitar los accesos a zonas elevadas.
  • Transporte público. El transporte público accesible es una prioridad. Esto quiere decir que las paradas y los vehículos deben estar adaptados. Además, se han de prever ayudas para los segmentos menos favorecidos, aunque esto ya no depende de una consultoría de movilidad urbana, sino de la administración pública.
  • Transporte privado. El transporte privado de personas con movilidad reducida debe ser una prioridad. Hay que incluir en los diseños suficientes plazas de aparcamiento reservado para quien tenga distintas necesidades.
  • Coexistencia de vehículos y peatones. Muchas personas necesitan, por motivos laborales o de salud, acceder o cruzar por zonas de preferencia peatonal. Las soluciones de ingeniería civil y movilidad sostenible permitirán esta coexistencia al tiempo que diseñan estrategias medioambientales. Algunas podrían ser la adaptación de carriles especiales, sistemas de paso selectivo o el soterramiento de algún tramo, entre otras.

Cuando Ingartek diseña planes de movilidad sostenible tiene en cuenta factores como los mencionados, así facilita la accesibilidad urbana para todos por igual. Nuestra consultora está formada por un equipo profesional con experiencia y amplios conocimientos de planificación urbanística. Además, disponemos de un amplio abanico de productos para gestionar el transporte, tanto público como privado.