El espacio público urbano más limpio por el COVID-19

El espacio público urbano más limpio por el COVID-19

Uno de los propósitos de las consultoras de movilidad y transporte es minimizar el impacto ambiental en las ciudades. El soterramiento de carreteras, la peatonalización de algunas calles, la construcción de jardines o el ensanchamiento de las aceras, son algunas de las medidas para mejorar la calidad del aire y reducir la contaminación, también la acústica, ayudando a conformar un espacio público urbano transitable. El COVID-19 ha traído consigo una situación insólita; la reducción drástica de la contaminación.

Bajos niveles de contaminación del espacio público urbano transitable

El espacio público urbano transitable de las ciudades ha alcanzado mínimos históricos de contaminación desde que comenzó el confinamiento. La razón principal es la disminución drástica de la circulación en el área metropolitana y sus alrededores.

El estado de alarma al que nos enfrentamos en estos días por causa del COVID-19, ha rebajado los niveles de gases tóxicos en las grandes ciudades de toda Europa. En España, los descensos más notables en el espacio público urbano transitable han sido en Madrid, Barcelona y Valencia. En estas se ha alcanzado una reducción de hasta el 83 % en las concentraciones habituales de dióxido de nitrógeno (NO2).

Otros efectos del COVID-19 en las ciudades

No solo se han reducido los niveles de contaminación del aire, el descenso del tráfico también ha minimizado los accidentes, con el consiguiente ahorro para las compañías de seguros y sus asegurados. Además, ha bajado el número de atropellos de animales en el extrarradio de las ciudades.

Otro detalle sorprendente de los descensos de contaminación ha sido la disminución de contaminación en los canales de Venecia, lo que ha permitido la entrada de peces y delfines. En otros lugares de Europa y de España, se han visto animales por las calles más propios del campo, como jabalíes, zorros e incluso ciervos.

Lecciones que aprendemos del descenso de contaminación

Se cree que el Coronavirus ha tenido mayor incidencia en habitantes de grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, por causa de la contaminación. La continua exposición a los gases tóxicos puede haber afectado a los pulmones de los ciudadanos. El COVID-19 influye directamente en el sistema respiratorio.

El efecto que produce el exceso de emisiones de gases tóxicos influye directamente en la salud. No solo genera enfermedades respiratorias, también reduce la inmunidad ante otras. Por eso es tan importante disponer de estudios de movilidad y transporte, que mejoren el tránsito al tiempo que reduce la contaminación.

En Ingartek realizamos planes estratégicos de movilidad y transporte, porque sabemos que el futuro es sostenible. Si quieres saber más información sobre nuestros servicios, contacta con nosotros.