Adaptación, la clave de una consultoría de movilidad urbana

Adaptación, la clave de una consultoría de movilidad urbana

Se espera un aumento de la población en los núcleos urbanos durante los próximos años. El volumen de las ciudades continuará creciendo y el trabajo de la consultoría de movilidad urbana será cada vez más necesario. Es una necesidad adaptar las nuevas circunstancias a las necesidades de la ciudadanía.

Cambios que hacen necesaria la consultoría de movilidad urbana

Teniendo en cuenta que la movilidad urbana es el conjunto de los desplazamientos de las personas y las mercancías que realizan en una ciudad, se hace necesario abordar tres necesidades: la escasez de espacios peatonales, el aumento de los vehículos motorizados y la contaminación.

  • Espacios peatonales. Los espacios peatonales son cada vez más escasos. A medida que aumenta la población hay más densidad de tráfico y los espacios para caminar se reducen.
  • Vehículos motorizados. Gran parte de la población antepone el uso del vehículo a motor a los desplazamientos a pie, en bicicleta o en transporte público. El ahorro de tiempo, la falta de infraestructuras o la comodidad son algunos de los motivos.
  • Contaminación. El aumento de los desplazamientos en vehículos motorizados aumenta los niveles de contaminación, un problema para la salud de los residentes.

¿Cómo combatir los problemas de movilidad urbana?

Las consultorías que se encargan de realizar los estudios de movilidad urbana son conscientes de la necesidad de hacer cambios. La llegada de esa mejora depende de tres factores: el cambio de mentalidad, la adaptación a las nuevas tecnologías y la reorganización.

1. El cambio de mentalidad.

Las nuevas generaciones no sienten la misma necesidad de conducir que las anteriores. Para muchos jóvenes la libertad no depende de tener un vehículo a motor, sino de tener los medios para llegar a su destino.

Esta tendencia tal vez no beneficia a la industria del automóvil, pero deja claro que la concienciación está por encima de la imposición. Educar y suministrar alternativas al transporte privado son algunas de las claves para potenciar el cambio.

2. Adaptación a las nuevas tecnologías.

Las ciudades se encaminan, irremediablemente, a convertirse en smatrcitys o ciudades inteligentes. La conectividad se impone, pero es necesario que todos, transeúntes, empresas y administraciones públicas, se sumen. Solo así se pueden dar datos fiables y soluciones efectivas a los ciudadanos.

3. Reorganización.

Un tercer factor que ha de sumarse para que lo anterior funcione es la reorganización del transporte de pasajeros y de mercancías. Además, hay que aportar soluciones de ingeniería civil y movilidad sostenible. Modificar y ampliar los recorridos del transporte público y adaptar los espacios a las necesidades de los peatones es un paso imprescindible.

En Ingartek disponemos de consultoría de movilidad urbana. Podemos colaborar con las administraciones en la adaptación a las nuevas tendencias y necesidades de la sociedad. Tenemos experiencia y muchas ideas que aportar para mejorar los desplazamientos de las personas y los vehículos en la ciudad.