Nuevo reto para la administración pública de transporte

Nuevo reto para la administración pública de transporte

La administración pública de transporte se enfrenta a cambios constantes. Las necesidades de los usuarios, la creación de nuevas vías, la contaminación o la expansión de las ciudades están detrás de estas modificaciones. Hoy, el nuevo desafío que tiene ante sí es la disminución de pasajeros, personas que han cambiado el tren, el autobús o el metro por su vehículo privado. ¿Por qué se está dando esta situación? ¿Cómo afrontar este obstáculo?

Covid-19. Otro desafío para la administración pública de transporte

El nuevo reto para la administración pública de transporte tiene que ver con la Covid-19. Muchos pasajeros han reducido al mínimo sus desplazamientos. El cierre de negocios, los horarios de la hostelería, las limitaciones de los aforos y una larga lista de cambios, han afectado la forma de moverse de las y los ciudadanos. Además, a esto hay que añadir las y los ciudadanos que han vuelto a utilizar sus vehículos particulares dejando de lado el transporte público.

En algunas ciudades, como Madrid, el descenso de pasajeros en el transporte público ha sufrido un descenso del 50 %. Según el Consorcio Regional de Transportes de la comunidad, no se espera que la situación recupere la normalidad hasta el 2023.

El descenso en el número de pasajeros que utilizan el transporte público, especialmente en aquellos horarios en los que la afluencia es mínima, plantea algunas dudas: ¿es necesario replantear los recorridos y los horarios? ¿Se puede potenciar de alguna manera el uso de lo público en lugar de lo privado? ¿Se debe ampliar el espacio urbano transitable?

Soluciones al problema del transporte público

Para enfrentarse a los nuevos retos, las poblaciones, sean grandes o pequeñas, deben analizarse todas las posibilidades existentes. En Madrid, por ejemplo, la situación es aún peor que en los meses más duros de la crisis económica de 2014, afectando al tren, el metro, el bus y el sector del taxi.

Para reactivar estos sectores, la Consejería de Transporte de Madrid trabaja en mejorar las medidas de seguridad y prevención y así generar confianza entre los usuarios. Además, ha creado una campaña publicitaria, con el lema «Volvamos a movernos en transporte público», que se podrá ver en medios digitales, en la prensa escrita y también escuchar en la radio, así como en la propia cartelería de sus marquesinas y estaciones.

Por supuesto, para atraer aún más usuarios es importante hacerles atractivas estas alternativas. Estas deben incluir variedad de destinos, amplios horarios, confort y un recorrido rápido. Las consultoras de movilidad y transporte, como Ingartek, cobran una vital importancia en estas circunstancias. Tienen los medios y los conocimientos necesarios para realizar estudios de tráfico y ofrecer alternativas reales que promuevan una movilidad urbana sostenible y eficiente.

En Ingartek colaboramos con la administración pública de transporte. Realizamos estudios de densidad de tráfico detallados y proponemos mejoras utilizando productos informáticos avanzados. Nos encargamos de la planificación urbana para organismos públicos y privados, aportando las soluciones oportunas en cada caso.