Alarmismo injustificado con los datos de telefonía móvil

Alarmismo injustificado con los datos de telefonía móvil

En los últimos meses una noticia relativa a la telefonía móvil ha despertado el miedo entre la gente, y esta vez no ha sido “Trump vs Huawei”. La noticia fue la siguiente: “El INE seguirá la pista de los móviles de toda España durante ocho días”, donde el INE (Instituto Nacional de Estadística) hacía público un proyecto que consistía en el análisis de datos de telefonía móvil.

Titulares como “Protección de Datos pide explicaciones sobre el uso de la localización de particulares durante ocho días”, generaron incertidumbre y desconfianza acerca de la iniciativa del INE. Todos los usuarios temerosos de su privacidad, deberían saber que los datos que venden las telecos, son datos desagregados, es decir, que es imposible relacionar directamente a una persona por los datos que aparecen en estos registros.

Además, estos datos no se usan de manera individualizada, sino que se usan recuentos. Por ejemplo, se podría saber cuántos terminales hay conectados en Castro a las 4 de la mañana y cuántos hay en Bilbao a las 9, para, de esta manera, determinar cuánta gente vive en Castro, pero trabaja o estudia en Bilbao.

Titulares clickbait

“El INE rastreará los móviles de los españoles, incluso si se deshabilita el GPS” y “Los datos comercializados por los operadores serán recogidos mediante el llamado método triangulación”, son titulares que no se puede saber si son malintencionados, desinformados o simplemente puro clickbait.

Pero, lo cierto es que crean confusión. Los datos recogidos por las telecos son conexiones que hace nuestro terminal a una antena (para una llamada, para conectarse a Internet…), que se llaman sesiones. Si bien es verdad que nuestro terminal se conecta a varias antenas en un proceso llamado “handover” (con el objetivo de transferir la conexión de una antena a otra cuando la calidad de la conexión no sea suficiente), el dato que se registra es la antena principal desde la que está recibiendo datos nuestro terminal. En conclusión, el INE no hará uso de la posición GPS de nuestro terminal, y la famosa triangulación no se aplica en este proyecto.

Cabe destacar que estos datos no se usan para controlar o espiar a los ciudadanos. Estos datos se utilizan para generar matrices origen-destino que determinan los movimientos de la población, incluso de turistas.

De esta manera, se pueden identificar necesidades de la ciudadanía relativas a tráfico o transporte público. Los datos de telefonía móvil permiten obtener información de movilidad mucho más precisa y objetiva que las encuestas.

Ahorro económico

Además, supone un ahorro importante, pues se estima que el gasto de llevar a cabo este proyecto con medios convencionales hubiese supuesto un gasto de 10 millones de euros, frente a los 500.000 euros que ha desembolsado el INE en la compra de estos datos, a lo que habría que sumarle los gastos de procesamiento que de ninguna manera alcanzarían, ni remotamente, los 10 millones de euros.

Contamos todo esto porque en Ingartek somos expertos en trabajar con datos de telefonía móvil para establecer patrones de movilidad, y ayudar así en la planificación y gestión del transporte. Es una herramienta que, combinada con otras, permite obtener información más detallada que ayude a tomar las mejores decisiones.